domingo, 21 de diciembre de 2008

Mi mundo ideal.

Hola.


Hace dos días fui al trastero a recuperar una caja que aún tenía en el,contenía algunos libros de M y mios.
Pero cual fue mi alegría,cuando en ella hallé mi libro de cuentos de Hans Cristian Andersen.
Persona de la cual me quedé fascinada más o menos cuando tenía yo unos siete años.

Hans me transportaba a otro nivel a una vida de ensueño y de maravillosos personajes,de los cuales yo siempre quería ser participe.

Sus cuentos me ayudarón a refugiarme en una fantasia constante,ahora me doy cuenta que si me gustabán tanto sus cuentos y vivir mis historias en los libros más que en la vida real era porque ya desde pequeña sabía que estaba en un mundo en el que no me gustaba y encajaba más bien poco.

Así que quiero agradecerle las inolvidables sensaciones que esperimentaba leyendo sus cuentos.




Ahora leo cada noche un cuento antes de dormir.

6 comentarios:

La Abutrí de Getafe dijo...

Lo siento experimentar vá con X.
Antes de que empezeís a hechar espuma por la boca!. jajja

Insonrible dijo...

A estas crónicas tan maravillosas se le perdona todo... Besos.

Samedimanche dijo...

Siempre he pensado que La Sirenita era el cuento más triste del mundo...la recuerdo por televisión, con marionetas polacas (Toronto seguro que se acuerda también de estas animaciones ). Andersen era un tío raro...tenía que gustarnos, claro.

Toronto dijo...

Sí, sí que me acuerdo de esas marionetas!!!! Son cuentos entrañables! En papel, en discos de vinilo (de colores!)para la maleta tocadiscos o dibujos y marionetas en la tele! Qué recuerdos! Raro o no, recuerden: nos gusta TODO!

Girl From Lebanon dijo...

De las cosas que mas me acuerdo del dia de Reyes, es de los libros de cuentos...los releia una y otra vez...

Bss!!

yosoyjulian dijo...

Yo era más de las Joyas Literarias. Los tomitos aquellos que estaban ilustrados. ay, qué recuerdos!