jueves, 4 de marzo de 2010

Recuerdos.



Mi nombre importa poco,pero me hace sentir bien,tengo nombre de reina y como una reina me siento.

Hoy ha venido a mi memoria un día cuálquiera en el colegío.
De repente,me he acoradado de él...Solo me acuerdo de su apellido ni siquiera me acuerdo de su nombre,pero fue el primer niño del colegio que se fijó en mi,aunque de una manera muy curiosa.
Como es normal entre niños y niñas en la infancia a veces hay un avismo en otras somos almas gemelas.
Lo que me ocurrió con este niño,desde luego siempre tengo periodos en mi vida que me acuerdo de él...¿Como será su vida ahora?.
La verdad es que me importa poco,porque a mí me hizo sentirme fatal durante un tiempo,cuando mis amigas me decian que era guapísimooooooooo y que por qué no le hacía caso...Por la sencilla razón de que nunca me gustó gustar de pequeña,yo era felíz jugando al futbol a los cromos hasta que apareció él y me hizo sentir incomoda no me gustaba la manera en que me miraba y mucho menos cuando se dirigía a mí.

Una mañana de sábado,me levanté de la cama con el calorcito del sol en mi cara.
Salí al comedor dónde allí ya estaba mi madre limpiando el balcón de casa,en cuanto me vió le chispearón los ojos y me dijo:
-Esos amigos tuyos han llenado el balcón de pimientos y tomates,¿te has enfadado con ellos?.
A lo que yo solo puede contestar que no...que lo que pasaba era que ese niño me tenía amargada por que yo no quería gustarle y le gustaba.

Mi madre me contestó que si eso seguía al día siguiente acudiría al colegio a hablar con la profesora o con su madre.

Como no deciros que en cuanto llegó el lunes por la mañana cogí mi cartera y me dispuse a vengarme en toda regla,incluso de camino al colegío me quité la postilla de la rodilla varias veces porque necesitaba la visión de la sangre para que ese momento quedara grabado en mi memoria.

Así que llegué al colegio con mi rodilla sangrante y con mi puño apretado...pero yo no contaba con que cuando él me vió su reacción fue correr hacía donde yo estaba y colocarme su pañuelo favorito de Mazinguer Z en mi rodilla para que dejara de sangrar y encima me soltó que me llenó el balcón de pimientos y tomates para declararme su amor.

He de decir que sus palabras no me enfadarón mas,incluso diría que en ese momento le entendí a la perfección..pero le dije que yo no quería un novio,si nó un compañero de travesuras y lo aceptó.

Durante los años consecutivos nos sentamos en los pupitres uno al lado del otro,donde compartiamos el compas,la goma de nata,el cartabón y por supuesto su pañuelo de Manzinguer z.

Luego la vida nos separó.

Pero la verdad es que nadie fue tan original como él.

6 comentarios:

Insonrible dijo...

La cosa es que me suena lo del pañuelo de Mazinger...

Lucía Mon Amour dijo...

Y cuántos años hace que no lo ves?

Criss dijo...

Es una pena que hayas perdido el contacto. Parecía un niño muy sensible. Buen fin de semana...

La Abutrí de Getafe dijo...

Uys luss solo le recuerdo con cara de niño osea que imagínate!!.

Criss era algo especialito él tambien...más que sensible era un niños raro.

Hermana seguro que se acuerda usted de ese pañuelo de Mazinger por que al día siguiente le hiciste ír a la mama a comprarte uno de la abeja maya.

Anónimo dijo...

¡Ay, Abutrí, eres fantástica! Hacerte un torniquete de amor con su pañuelo de la suerte en el patio del cole es rollo Bergman-Cooper en "Por quién doblan las campanas"... ¡Qué bonito!

Beatriz dijo...

Pues que bien que lo recuerdes de vez en cuando!!! Me ha encantado lo del pañuelo! Un beso. Bea